lunes, 12 de abril de 2010

El Caso de los pies amputados


Foto de archivo
Muchas veces las grandes historias de novela comienzan con una escena terrible, puede ser un crimen, un código oculto, aunque en la literatura comercial no es tan oculto. Un crimen que en ocasiones deja un cuerpo mutilado, y casi siempre con una pista, una clave.
Tal es el caso que cayó en mis manos, no solo el más macabro, sino el más insólito, por el lugar donde estos hechos se llevaron a cabo. Desde el 2007, la policía de la provincia de la Columbia Británica, costa oeste canadiense, fue testigo de un macabro hallazgo. En 8 puntos de la bahía de esta provincia canadiense fueron hallados 8 pies cercenados.
Foto de archivo
Se crearon muchas teorías alrededor del caso. Se pensó que pudo haber sido un accidente o un naufragio, pero muchas fueron las casualidades, los pies calzaban lo mismo, la mayoría eran pies derechos, a excepción de un par que pertenecía a un hombre y un pie de mujer, quien fue la única identificada, y los 8 pies tenían zapatos deportivos.
Una de las victimas que había sido reportada como desaparecida, se había pensado que había cometido suicidio puesto que la última vez que fue visto por sus familiares tenía una fuerte depresión debido a un problema personal. Es difícil imaginarse que un asesino serial estuvo actuando en un país tan civilizado como Canadá, y con la precisión quirúrgica de un médico, y que además dejase pruebas a las autoridades como si de un trofeo se tratase.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.